Condiciones climáticas extremas y el COVID-19: Respuestas organizacionales

Condiciones climáticas extremas y el COVID-19: Respuestas organizacionales

En el este de Carolina del Norte, las condiciones climáticas extremas y el daño físico y destrucción subsecuentes de los huracanes son una ocurrencia familiar.

El complejo sistema de ríos y la geografía baja acompañados de la degradación de la tierra debido a la agricultura hace que la región sea severamente propensa a las inundaciones, lo cual ha sido exacerbado por una frecuencia e intensidad más alta de huracanes y tormentas tropicales. Crear estrategias de mitigación y proveer recuperación en caso de desastre en la región este de Carolina del Norte son de suma importancia para combatir los efectos de los huracanes.

Sin embargo, ¿qué hacemos cuando una comunidad experimenta múltiples desastres al mismo tiempo? ¿Cómo pueden las estrategias de mitigación contemplar los desastres medio ambientales y las pandemias globales?

Sophie Therber, recién graduada de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC) con los más altos honores con una Licenciatura en Artes en Desarrollo Humano y Estudios Familiares y una Licenciatura en Artes en Estudios Globales, buscó analizar esas preguntas en su tesis ganadora de honores titulada “Condiciones climáticas extremas y el COVID-19: Respuestas organizacionales a desastres simultáneos que afectan a las comunidades de trabajadores agrícolas migrantes”.El interés de Sophie en este tema se profundizó después de su participación en un curso de 2020 sobre Estudios Latinoamericanos llamado Herencia y Migración en Carolina del Norte [“Heritage and Migration in North Carolina”]. Durante las vacaciones de primavera, ella y sus compañeros de clase viajaron a Ocracoke Island para participar en talleres de capacitación de historia oral con estudiantes de preparatoria y para presenciar cómo la comunidad estaba reconstruyendo después del Huracán Dorian. Muchos de los miembros de la comunidad explicaron cómo los eventos de condiciones climáticas extremas impactaron la salud y seguridad de la comunidad, particularmente aquellas que trabajan en industrias agricultoras en el este de Carolina del Norte.

En el este de Carolina del Norte, la mayoría de los trabajadores agrícolas migrantes son de México, debido a varias décadas de reclutamiento en Latinoamérica. Las comunidades de trabajadores agrícolas enfrentan barreras increíbles de acceso a cuidado de salud, aún cuando los desastres y pandemias no están presentes. Las vulnerabilidades estructurales que enfrentan los migrantes se aumentaron durante la pandemia, resultando en grandes desigualdades y tasas de infección. “Al 6 de julio de 2020, las personas en Carolina del Norte con ascendencia latinoamericana consistían hasta un 40% de los casos de COVID-19 en el estado, a pesar de constituir solo el 10% de la población”. Por ejemplo, en el verano de 2020, los brotes de COVID-19 en las plantas empacadoras de carne de Carolina del Norte afectaron principalmente a la comunidad latina. Sophie conectó estos brotes de COVID-19 en las plantas empacadoras de carne a los condados afectados por los huracanes recientes en su mapa que aparece abajo. Trece de diecisiete condados que experimentaron brotes de COVID-19 estaban enlazados a una planta procesadora de carne que también sostuvo daño de tormenta/huracán, ilustrando aún más los desastres simultáneos y el ciclo continúo de recuperación en estas comunidades.

Sophie se dio cuenta de “lo poco preparados que estábamos para una pandemia” y vio el impacto que COVID-19 estaba teniendo en la comunidad de trabajadores agrícolas migrantes quienes todavía se estaban recuperando de los eventos de condiciones climáticas extremas. Este hallazgo la llevó a investigar más a fondo cómo las comunidades, y los trabajadores agrícolas migrantes específicamente, reaccionan, se recuperan, y reconstruyen durante desastres múltiples.

Sophie utilizó el conocimiento adquirido de su curso de Estudios Latinoamericanos para realizar historias orales con organizaciones comunitarias que estaban involucradas en el trabajo organizativo de base de los migrantes en el este de Carolina del Norte. La investigación de su tesis galardonada está basada en casi dos años de investigación con profesionales latinos de Carolina del Norte que trabajan con los trabajadores agrícolas migrantes en Carolina del Norte. Ella realizó historias orales de cinco líderes en la comunidad y organizaciones gubernamentales que están dedicadas a ayudar a los migrantes, los trabajadores agrícolas y la comunidad latina. Su investigación de historia oral también fue apoyada por el Programa de Historia Oral Sureño [Southern Oral History Program].

Estas historias orales estarán disponibles en los archivos de Nuevas Raíces y tendrán enlaces de acceso cuando sean agregadas. Si está interesado en leer su trabajo, su tesis con honores está disponible al público en general (aquí). Solo disponsible en inglés.

NC Farmworker Health Program
– Gayle Thomas
– Natalie Rivera
– Nicandro Mandujano Acevedo
AMEXCAN
– Marlene Castillo
Episcopal Farmworker Ministry
– Lariza Garzón

La investigación de Sophie deja claro que las organizaciones de base y sin fines de lucro son cruciales para abordar la salud y bienestar de los trabajadores agrícolas ante las múltiples amenazas que enfrentan las comunidades de Carolina del Norte en forma de pobreza, cambio climático, enfermedades infecciosas, y condiciones laborales. Sus hallazgos apuntan a la necesidad de políticas públicas a nivel nacional, estatal y local para abordar estos problemas críticos.

El trabajo de Sophie en UNC abrió las puertas a una oportunidad profesional para hacer una pasantía con la organización Student Action with Farmworkers (Estudiantes en Acción con los Trabajadores Agrícolas) en la Clínica Good Samaritan en Morganton, NC, en donde ella sirve como una pasante de campo.